A partir del propósito de generar una industria alimentaria más saludable y sustentable con alimentos que tengan el sabor, textura y olor desde otro origen que el animal, Aldo González, el empresario más joven del sector de las food-tech en México, creó -con tan solo 26 años de edad- Heartbest Foods, una startup pensada en revolucionar la industria agroalimentaria a través de soluciones y productos innovadores centrados en un sistema de alimentación más saludable y sustentable con alternativas lácteas plant-based, dando prioridad a ingredientes endémicos del país, como el amaranto, el chícharo y la quinoa.

La tecnología existe para lograr cambios positivos y mejorar nuestro estilo de vida. Romper paradigmas y lograr un balance entre nutrición, sabor en los alimentos, así como cuidar el medio ambiente es un reto importante para estar en armonía con nuestro planeta, y esto lo logramos con una alimentación saludable plant-based”, señaló Aldo González, CEO y cofundador en Heartbest.

Los modelos de alimentación plant-based están ganando market share por sus numerosos beneficios y más que un régimen restrictivo enfocado a los vegetarianos y veganos apuesta a que las personas (flexitarianos) adopten un estilo de vida más saludable y reduzcan el consumo de proteína animal. 

Un claro ejemplo es su reciente campaña Elijo con corazón”, una iniciativa que busca inspirar a las nuevas generaciones a elegir lo mejor a través de pasos firmes hacia la transformación. La campaña -que marca el relanzamiento oficial de la nueva imagen de Heartbest, impulsa el bienestar holístico, un estilo de vida en el que la salud física, emocional y financiera logran un completo balance.

La innovación es parte de los principios estratégicos de Heartbest, pues constituye la esencia de una food-tech y ha jugado un papel esencial al conseguir ser la primera de su tipo en Latinoamérica en recibir una inversión de $2 millones de dólares por parte de Blue Horizon, empresa especializada en invertir en startups que están cambiando el mercado de alimentos para un futuro más sostenible. Este venture capital (riesgo de capital) ha sido el más grande dentro de las food-tech a nivel global.

Heartbest Food cuenta con una planta de fabricación en San Luis Potosí, donde a través de un equipo de profesionales, una plataforma de innovación y desarrollo, han logrado estar presentes en más de 800 puntos de venta en 20 estados del país, abasteciendo con una producción de alrededor de 30 toneladas de producto por mes para las principales empresas de autoservicio en México, como Costco, Wal-Mart, HEB. 

Entre los planes de la empresa para este 2021 se encuentra su incursión al e-commerce con una plataforma propia y seguir ayudando a los mexicanos a encontrar más y mejores opciones para tener una vida más saludable.