Por fin podemos decir que los complejos, prejuicios y estereotipos han quedado olvidados, por lo menos así lo demostró la publicación VOGUE Italia en su edición de junio al retratar a tres modelos “plus-size” o como diríamos los mexicanos: gorditas o llenitas.

blank

Lo cierto es que el hecho de que una revista tan importante en el mundo de la moda haya realizado esta portada significa mucho. Para empezar las modelos esqueléticas las hemos podido ir dejando atrás para establecer nuevas tendencias con mujeres reales, damas que no le temen a sus curvas y que se sienten orgullosas de su cuerpo y su belleza. Sin duda un súper ejemplo para todas las jovencitas que buscan modelos a seguir en las páginas de Vogue.

Aunado a lo anterior, la preocupación de los medios impresos relacionados con la moda por erradicar los problemas alimenticios tan comunes entre modelos es espectacular y lo reflejan perfectamente en la materialización de esta idea. Como lo dijo la propia editora, Franca Sozzani “las mujeres con kilos de más lucen más elegantes y femeninas”. Sólo esperemos que esta idea construya un nuevo contexto en torno a la belleza externa de la mujer.

En la portada lucen muy sensuales las modelos: Tara Lynn, Candice Huffine y Robyn Lawley. El encargado de tomar esta exquisita fotografía fue Steven Meisel, uno de los artistas visuales más cotizados de la industria. Sin duda, VOGUE Italia se merece un aplauso muy fuerte.

Cortesía: Catwalk Queen