Más de la mitad de la población padece dolor de cabeza de forma puntual o periódica. El estrés, la alimentación y los cambios hormonales suelen favorecer los molestos episodios de dolor.

Reducir el estrés y tener en cuenta algunos consejos de alimentación puede ayudar a prevenirlo. Se ha comprobado, por ejemplo, que tras ingerir ciertos alimentos pueden darse episodios de migraña. Una de las posibles causas es la presencia en estos alimentos de tiramina, una sustancia que dilata los vasos sanguíneos.

Entre los alimentos que pueden desencadenar un dolor de cabeza figuran habitualmente: 

  • bebidas alcohólicas
  • café
  • lácteos
  • algunas verduras (habas, guisantes, cebollas, aceitunas)
  • ciertas frutas (aguacate, cítricos, plátanos, higos, nueces)
  • chocolate
  • determinados aditivos

Otra causa del dolor de cabeza puede ser una reducción en la actividad de la enzima DAO o enzima diaminooxidasa. Esta enzima metaboliza la histamina ingerida en la dieta, por lo que una reducción en su actividad aumenta los niveles de histamina en el organismo y esto puede favorecer la aparición de dolor.

Las hormonas femeninas interfieren también en el funcionamiento de esta enzima, lo que hace a la mujer más vulnerable a las cefaleas y jaquecas.

Cada dolor de cabeza tiene un origen distinto, por lo que conocer su causa es importante para determinar cuál de los analgésicos naturales es el más adecuado para ti. 

Las plantas medicinales pueden ser grandes aliadas. Aquí tienes algunas de las más eficaces:

Manzanilla con efecto antiinflamatorio

Otra planta útil ante el dolor de cabeza es la manzanilla (Matricaria chamomilla). Debe su efecto antiinflamatorio y sedante al camazuleno y al bisabolol. Además posee flavonoides y cumarines, que protegen los vasos sanguíneos y son analgésicos.

También contiene sustancias amargas que facilitan la digestión.

  • Cómo tomarla: De modo preventivo puedes tomar 2 o 3 infusiones diarias (prepáralas con 5 o 6 cabezuelas florales por taza) o bien entre 100 y 200 mg de extracto diarios.

1. Tomar un baño tibio

El agua caliente ayuda a dilatar los vasos sanguíneos y a relajar el cuerpo, aliviando momentáneamente el dolor de cabeza. Lavar el cabello y dejar que el agua de la ducha caiga directamente sobre la cabeza, ayuda a aliviar el dolor en pocos minutos, trayendo una sensación confortable y de bienestar. Intente recostarse en un lugar tranquilo con poco ruido y con la luz baja, donde consiga tener algunos minutos de descanso.

2. Tomar café

Una taza de café fuerte sin azúcar también ayuda a combatir naturalmente el dolor de cabeza, siendo útil incluso en casos de resaca. Sin embargo, es importante saber cuál es la tolerancia de la persona a la cafeína, ya que en algunos casos tomar café puede aumentar el dolor de cabeza o no tener ningún efecto.

3. Masajear la cabeza

Con las puntas de los dedos masajee la frente, la nuca y la parte lateral de la cabeza. Esto ayudará a movilizar la circulación sanguínea, disminuyendo el dolor y relajando la zona.

4. Colocar una compresa fría en la frente

Coloca una compresa fría en la frente, en los temporales y en el cuello. La compresa de agua promueve la contracción de los vasos sanguíneos de la cabeza, disminuyendo el volumen de sangre y los dolores de cabeza.

5. Tomar té de jengibre

Si el dolor de cabeza no se cura con los pasos anteriores, beba 1 taza de té de jengibre, ya que tiene propiedades analgésicas y antiinflamatorias que ayudan a aliviar el dolor de cabeza. Basta colocar 2 cm de raíz de jengibre en una taza de agua, dejar hervir por 5 minutos, colar, dejar enfriar y beber. Conozca otros remedios caseros para el dolor de cabezay los beneficios del jengibre.

Diferencias entre migraña y cefalea

  • Migraña o jaqueca. En este caso se siente un dolor intenso y pulsátil en un lado de la cabeza, de entre unas horas y tres días, que mejora con el descanso. Suele haber un factor hereditario y pueden desencadenarla ciertos alimentos o fármacos, los cambios de tiempo y el estrés.
  • Cefalea. Se caracteriza por un dolor persistente y opresivo en la parte posterior del cráneo, aunque puede sentirse en la frente o rodear la cabeza. Se agrava a lo largo del día y puede durar de media hora a una semana. Múltiples factores la pueden inducir: el estrés, el ciclo menstrual, el mal funcionamiento de la vesícula biliar, la hipertensión arterial, un catarro, el cansancio ocular, las malas posturas o un mal encaje de la mandíbula.

Cuándo acudir al médico

Se recomienda acudir con el médico en caso de que dolor de cabeza no mejore o sea más intenso después de seguir los consejos antes mencionados, en caso de que estos duren por más de 3 días o que la persona presente otros síntomas como rinitis, dolor de garganta, malestar general, náuseas o vómitos, por ejemplo.

En estos casos, el médico puede solicitar exámenes para tratar de identificar la causa del dolor de cabeza y orientar el tratamiento adecuado, que se puede hacer con medicamentos analgésicos, antiinflamatorios o antibióticos, si es necesario.

Algunos alimentos pueden empeorar el dolor de cabeza, debiendo evitarse, como en el caso de comidas rápidas, debido al exceso de aditivos y pimientas. Por otro lado, otros ayudan a aliviar el dolor, como los pescados, semillas y castañas, por ejemplo.